3 jugadores que los Yankees necesitan cambiar

Con la temporada finalizada (al menos para los del Bronx) ha iniciado ese otro aspecto que a pesar de no involucrar lo deportivo no carece de emoción. ¿Qué harán los Yankees para mejorar el próximo año?

Aunque las respuestas pudieran parecer obvias no todas son factibles. Habrán muchos que alzarán la voz pidiendo la salida de Gary Sánchez. Muchos otros que cambien a Giancarlo Stanton y otros tantos querrán que despidan al manager Aaron Boone. Pero en entrevista a Hal Steinbrenner en el programa The Michael Kay Show on YES, el dueño del equipo aseguró que tanto Gary y Boone tienen trabajo asegurado para el 2021, y Stanton tiene un cláusula de “no-trade”no se puede cambiar salvo su aprobaciónen su contrato. Así que no es por ahí.

La prioridad número uno de los Yankees debe ser firmar a DJ LeMahieu. Con un lineup cargado de bombarderos, DJ es la chispa que enciende la ofensiva. Su contrato de dos años y 24 millones de dólares fue un robo. LeMachine aportó demasiado a la ofensiva como para no recompensarlo, pero eso cuesta, estaríamos hablando de 25 millones de dólares por temporada durante unos 3-4 años, para eso la organización tiene que recortar gastos en otros lares ya que el 2020 no fue un buen año económicamente para los Yankees y no se ve que el 2021 sea diferente. Existen otros aspectos fuera de lo económico -como lo exploramos aquí =>Los Yankees dejarán ir a LeMahieu….?– que pudieran sellar la partida del champion bate, pero esperemos que la directiva sepa gestionar bien su estancia en el Bronx.

Con una base igual desde el 2018 los Yankees no han logrado cumplir el objetivo principal de este equipo.

Hal Steinbrenner se disculpó al respecto con la afición. Por esto creo que se deben hacer cambios para poder llegar a la meta y he aquí algunos que me vienen a la cabeza:

Aroldis Chapman: sueldo = $16 mdd

El misil cubano es uno de los pitchers que más cobran en el equipo y no creo que la intención de Cashman al traerlo era que terminara con las aspiraciones del número 28 en dos campañas consecutivas. Al contrato de Chapman le quedan 32 millones de dólares, dinero que bien pudiera ser reinvertido en 2 muy buenos relevistas. El problema del cerrador quedaría resuelto con Zack Britton, quien tiene una efectividad por debajo de las 2 carreras limpias y es en la posición en donde él se siente mejor. Chapman pudiera ser enviado a los Phillis a reunirse con su ex manager Joe Girardi y en retorno lo Yankees pudieran esperar algunos prospectos. La verdad es que aquí el negocio sería más bien librarse del sueldo del cubano.

Adam Ottavino: sueldo = $9 mdd

El relevista derecho de uno de los sliders más nastys de las mayores ha ido en picada. Paso de ser parte del confiable grupo de relevistas que “cerraban” el juego desde la sexta entrada a ser un “apestado” por el manager y solo lanzar 2 tercios durante la ALDS. Ottavino es un buen relevista, lo demostró en su primer temporada con los Yankees y durante su carrera en Colorado, pero algo cambió en él y si el manager no lo usará ¿pa qué chingados pagarle los 9 millones de dólares que le quedan de contrato? Opciones para Ottavino hay muchas, cualquier equipo pudiera utilizar sus servicios, sobre todo equipos de media tabla o contendientes cuyo bullpen quedó en evidencia esta postemporada. El retorno esperado pudieran ser mas brazos prospectos. Si de algo se caracterizan los scouts de los Yankees es por su buen ojo. Y ojo, no quiere decir que estos prospectos pudieran ser considerados como el futuro de la organización pero si como piezas de cambio.

A Hicks no le ha quedado otra que “josear” sus bases por bola

Aaron Hicks: sueldo = $16 mdd

El jardinero central de los Yankees llegó de Minesota como una promesa a ser super estrella. El short porch de Yankee Stadium suponía ser una gran ventaja para que Hicks conectara varios palos cuando bateara a la banda zurda. Pero en lo que se ha convertido es en un jugador “que se embasa mucho”. En realidad no podemos decir otra cosa buena de Hicks, con .220 de porcentaje y nomas 21 carreras producidas para un tercer bate de los Yankees creo que son números bastante mediocres. Su porcentaje se ha reducido mucho debido a la formación defensiva que le aplican, y el bateador no ha hecho los ajustes para batear contra el “shift”. Si a esto le sumamos que es muy propenso a las lesiones, creo que buscar dónde acomodarlo no es mala idea. A Hicks le quedan 5 años de 10 millones de dólares por temporada. Deshacerse de ese contrato no será nada fácil. Inclusive pudiera llegar a pensar que los Yankees tendrían que absorber una parte de este, pero el retorno pudiera no ser tan malo. Algunos prospectos y dinero para el mercado internacional serían esenciales para el desarrollo de la granja y el futuro de la organización. Además, creo que el jardín central estaría muy bien cubierto por el recién debutado Esteban Florial y de respaldo Brett Gardner (si es que los Yankees ejercen su opción de 10 mdd).

Con estos tres peloteros el gasto de la nómina se reduciría en 35 millones de dólares, una reducción de casi el 14% del total de la nómina. Suficiente para conservar a LeMahieu e ir por dos buenos brazos para el bullpen.

De los tres el más difícil de realizar sería el de Hicks, pero nada es imposible. Ya es hora de que los Yankees hagan cambios significativos. La llegada de Gerrit Cole suponía un cambio para bien pero a pesar de su excelente desempeño al equipo le fue peor que la temporada pasada. Algo se tiene que hacer y YA!

Los Yankees dejarán ir a LeMahieu….?

Tras otra eliminación dolorosa en postemporada los Yankees de Nueva York tienen por delante un mundo de decisiones que tomar con respecto al futuro del equipo, una de ellas es ¿qué hacer con DJ LeMahieu?

Si me pregunta a mi o al 99.9% de los Yankee fans, contestaríamos inmediatamente que DJ TIENE que ser firmado. No hay mucho que pensar en cuanto a hacerse de los servicios del único jugador de la era moderna en ganar el titulo de bateo en ambas ligas. Además de ser un excelente bateador de contacto, algo que escasea en el lineup de los bombarderos, es un guante de oro en la segunda base que puede jugar en la posición que lo pongan -SÍ, también creo que pudiera cachar mejor que Gary Sanchez-. Súmele a su talento para el juego la serenidad que proyecta a la hora sexy, su temple y el hecho que pareciera que es un Yankee de antaño renacido. El tipo ha sido el mejor jugador de los Yankees desde su llegada…punto!

Entonces si LeMahieu es todo eso, ¿en dónde radica la duda de su permanencia? Existen varios problemas que pudieran no estar a simple vista y que están impidiendo la extensión del champion bat.

Empezaremos por el obvio, el dinero. Yo sé que son los Yankees y que son todo poderosos y ricachones, pero si cree que la organización esta encantada con tirarle billetes a cualquier estrella creo que no ha estado poniendo atención a los últimos años.

El contrato por los servicios de LeMahieu se espera que sea entre los 100 millones de dólares por 4 años (25 millones por temporada). La verdad es que el tipo los vale, pero a sus 32 años los Yankees pudieran no estar convencidos que su rendimiento los valdrá dentro de tres años mas. Si a esto le sumamos que la pandemia ha mermado el ingreso a las arcas del club y que pudiera ser que el inicio de la próxima temporada se viera con un acceso limitado o nulo a los estadios, las posibilidades se ven un poco limitadas.

Otro problema para la firma de LeMahieu es Gleyber Torres. El campo corto de los del Bronx dejó en evidencia esta temporada que su defensa puede ser una debilidad en el equipo. Gleyber es un excelente bat, tiene las cualidades para poder llegar a ser miembro del salón de la fama, pero su actuación en las paradas cortas no es óptima para un equipo con aspiraciones de serie mundial. GT es un muy buen segunda base pero un short stop mediocre y eso lo vimos en el juego de eliminación de la serie divisional. Un error que provocó que Cole lanzara casi 20 pitcheos mas cuando se encontraba en su mejor momento y el cual considero fue la clave para la derrota ante los TampaRays. La relación entre GT y DJ es que para ninguno puede jugar SS, la posición de Torres debería ser en la segunda por lo que mover a LeMahieu y buscar un buen campo corto es una necesidad. La bronca es que los dos no pueden ocupar la misma posición y aunque DJ puede jugar tercera y/o primera base, en ese lugar tenemos Gio Urshela y al campeon de jonrones Luke Voit. Si los Yankees quieren mejorar su columna vertebral uno de esos 4 se tiene que ir.

Los números de Gleyber esta postemporada fueron muy buenos (.313 de AVG y .950 de OPS), su poder ofensivo no está en duda, el pedo es que en el short nomas no rinde. 9 errores en 60 juegos no es algo que se puede pasar por alto.

“Pero está fácil, cambia a Stanton, mueve a Voit como DH y a LeMahieu como primera base. Con la lana que se ahorran los Yankees hasta alcanza para traer un pitcher abridor y problema resuelto”. Ya los estoy oyendo a TODOS sugerir este movimiento pero les tengo malas noticias: Giancarlo Stanton pudo salirse de su contrato esta temporada y no lo hizo. La única manera de que Stanton pueda salir de los Yankees es mediante un cambio y adivine qué…Stanton tiene una clausula de NO cambio en su contrato. Si es pasión que se les borre! No es por ahí.

El otro problema sobre la mesa es Francisco Lindor. El shortstop de los Indios es agente libre el 2022, los indios no han querido renovar su contrato y pudiera ser muy posible que lo cambien antes de dejarlo ir gratis. Lindor sería una pieza fundamental para fortalecer la muy jodida columna vertebral del equipo. La relación Yankees-Indios en cuanto a cambios no es mala, hay antecedentes de buenos cambios entre ambos, y Lindor no pudiera ser excepción. El problema con “Franky” es que para mantenerlo, los del Bronx tendrían que ofrecerle un contrato tipo Mookie Beets, Manny Machado o Bryce Harper, y aunque Lindor es jovén, no sé si se un compromiso que quisiera agarrar la organización pero de ser así la salida de LeMahieu sería casi obligatoria.

Por último tenemos el problema del pitcheo abridor. Masahiro Tanaka y James Paxton también se convierten en agentes libres y si algo quedó demostrado esta postemporada es que Boone no confía ni en Happ, ni en Deivi ni en Montgomery. Creo que al final del día los Yankees terminarán firmando a uno de los dos. Masa está agusto en el Bronx y creo que estaría dispuesto a renovar por una cantidad menor. Paxton ha demostrado que cuando está sano es un excelente pitcher, el pedo es que se mantenga sano. Los Yankees se pudieran librar de ambos y poner sus esperanzas en los regresos de Severino y German y el desarrollo de Deivi García, Jordan Montgomery, Michael King y Clarke Schmidt. Eso liberaría presupuesto para firmar a DJ o para ir por Trevor Bauer otro estrella que está en la agencia libre. Es una decisión nada fácil.

Considerando lo anterior las opciones para la permanencia de DJ son las siguientes:

  1. Cambiar a Gleyber Torres (gana menos del millón de dólares por temporada) e ir por un SS
  2. Cambiar a Luke Voit (menos del millón de dólares) y mover a DJ a la primera
  3. Cambiar a Gio Urshela (menos del millón de dólares) y mover a DJ a la tercera.
  4. Dejar el equipo como está, esperar que GT mejore enormemente a la defensiva y agregarle otros 10-15 millones de dólares mas a la nómina.
  5. Dejar ir a Tanaka y Paxton y usar ese recurso para la firma de LeMahieu.

Viendo las opciones no parece tan OBVIA la contratación de LeMahieu ¿o sí? Lo que si es que la chamba que tiene la organización por delante no se ve nada fácil. No es momento para lamerse las heridas, es momento para tomar decisiones e inteligentes. Ahí es donde Brian Cashman tiene que demostrar que su valía y no a la hora de andar sugiriéndole a Aaron Boone qué hacer con el equipo.

En mi opinión creo que los Yankees dejarán ir a DJ, lo cual es una pena. No recuerdo un jugador que personificara o representara de mejor manera las “pinstripes” desde Derek Jeter y Mariano Rivera. LeMahieu es una necesidad para el lineup de los mulos y también para la defensiva. Un tipo que puede jugar la primera, segunda y tercera base sin problemas en un equipo que se caracteriza por las lesiones de sus jugadores es muy necesario. Pero los Yankees ya no son aquellos que entregaban cheques en blanco y contrataban a quien quisiera jugar en NY. Ahora hacen las cosas diferentes y cuidan los centavos. Los Steimbrener tienen socios a quien responder, y no hay que olvidar que antes que nada la organización es un negocio. Esperemos que Cashman y compañía tomen la mejor decisión para el equipo y que el tiempo les de la razón solo espero que sea con LeMahieu en el equipo.

De Bronx Bombers a Yankee Nerds

No es noticia que el juego 2 de la Serie Divisional fue una catástrofe. Lo dijimos en nuestro post anterior, Boone pudo haber hecho las cosas de mil maneras diferentes y esperar mejores resultados, pero el mismo Brian Cashman salió a dar la cara y a asumir cierta responsabilidad por la decisión de iniciar con un “opener”.

“Al final, uno le da toda la información y habla con el manager, él la absorbe y toma la decisión sobre la alineación” dijo Cashman por teléfono al periodista Joel Sherman. “Había consenso entre quienes toman las decisiones, incluido Aaron Boone en usar a Deivi García como “opener” y continuar inmediatamente con J.A. Happ. Al final él (Boone) toma la decisión final”. -si chuy-

Si existía duda alguna sobre la influencia de la directiva en como se forma el line up creo que esa última declaración del Gerente General de los Yankees de Nueva York la ha disipado. Queda claro que una bola de NERDS son quienes le “sugieren” -más bien le dicen que hacer- a Boone quien juega, quien no, quien picha y cuantas entradas, quien logra estar en el roster, a quien hay que cambiar y cómo hay que usar a los pitchers. Y siendo honesto de cierta forma no esta mal que los Yankees aprovechen el uso de la información para el mejor funcionamiento del equipo, pero existen los cuándos.

No tengo dudas que en el largo plazo ciertas estadísticas funcionan y bien. A fin de cuentas el béisbol es un deporte de estadísticas, pero como todo en la vida, no se pueden utilizar con exceso. El deporte no deja de ser jugado por seres humanos, quienes llevan al campo no solo su habilidad y talento, sino todas sus emociones. Una computadora no te podrá decir que cierto jugador batea .500 contra cierto pitcher, pero no te puede decir cómo lo hará en una situación de presión. La computadora te podrá decir que J.A. Happ puede ser muy efectivo durante 3 entradas y contra bateadores zurdos, pero lo que no te dice es que el pitcher no se siente cómodo haciéndolo de relevo, que ocupa su ritual para iniciar un juego. Ahí es donde les está fallando a los del Bronx.

Durante la temporada de 60 juegos vimos al menos unos 20 lineups diferentes (y creo que me estoy quedando corto). Vimos como después de una racha bateadora de Aaron Judge era mandado a la banca porque la computadora dijo que necesitaba descanso. O que al principio de temporada solo usaba a Happ cuando la computadora les decía que tendría ventaja sobre el lineup contrario, pero lo que no les decía era que el zurdo necesitaba continuidad, una rutina y la certeza de que cada 5 días se subiría a la lomita. Los resultados están ahi. Primera mitad de temporada, haciendole caso al ordenador Happ tiró pésimo, segunda mitad y fue un respiro para los Yankees.

A lo que voy es que el uso de la sabermetría y analitics es parte fundamental del béisbol, pero hay que saber como y cuando hacerles caso. El béisbol, como lo decíamos, es un deporte que involucra emociones y los managers deben usar los números como una herramienta no como la biblia. Boone es una persona que sabe de béisbol y mucho, lo que no sabe es cómo darle la contra a Cashman y su afán de dirigir un equipo en base a lo que le dice el CPU.

Los Yankees deben entender….NO, Brian Cashman debe entender que los Bombarderos del Bronx son un equipo de tradición, está hecho para ganar a base de dominar a los rivales con la fuerza bruta. ¿Qué ya se le olvidaron todos los apodos del equipo? “Bronx Bombers””Murderes Row”?? Los Yankees no están para hacer argumentos inteligentes o sagaces y así hacer quedar mal al “Bully” o abuzón de la clase, los Yankees SON el bully de la clase. Los Yankees no son Bruce Banner, los Yankees son HULK y Hulk no resuelve las cosas con el cerebro, ¡HULK SMASH!

Muchos echamos la culpa al manager de las malas decisiones, y a final de cuentas no andamos equivocados en responsabilizarlo, la cosa es que tal vez lo estamos haciendo por las razones erróneas. Boone tiene el 100% de responsabilidad por no tener los huevos de hacer las cosas a su manera, después de todo él es el manager. Si no le salen las cosas o lo corren por no hacerle caso a los NERDS, al menos tendrá la satisfacción de irse y decir que se fue por hacer las cosas como dice la canción que interpretara de manera magistral el gran Frank Sinatra, “A MI MANERA”.

El error de Boone que manda al hoyo a los Yankees

La serie divisional inicio como debía iniciar para los yankees de Nueva York, Cole tirando un juegazo y los bombarderos bateando. Un juego que terminó siendo una macaniza y donde el manager no pintó para nada.

Durante la mañana siguiente se anuncia que el abridor para el segundo de la serie sería el novato Deivi García. Aunque sorprendente no carecía de lógica darle la responsabilidad al dominicano de 21 años. García es uno de los 4 abridores que se pensaba iniciarían un partido esta serie antes las rayas y después de ganar un juego, el juego 2 perdía bastante presión. Si se gana bien, si no, al día siguiente estaba Tanaka para tratar de irse arriba a la serie.

Inicia el juego y en la primera entrada García recibe jonrón solitario del encendido Arozarena, un cubano al que a la 8va entrada del juego 3 los Yankees solo lo han podido dominar una vez. Algo normal. Pero la sorpresa llegó cuando en la misma primera entrada vimos calentando en el bullpen a J.A. Happ. En un inicio pensé que había algo mal con Deivi pero no.

Happ inició el segundo inning y el resto es historia. El daño estaba hecho desde que el “manager” Aaron Boone decidió usar a Deivi como “opener” y romper así el hábito de ambos pitchers. ¿Cuál era la finalidad? Pues el tipo se quiso pasar de listo y engañar a los de Tampa para que cargaran su line up de bateadores zurdo, y así fue, el pedo fue que J.A. Happ no se caracteriza por ser un pitcher muy dominante ante este tipo de bateadores y las Rayas así lo hicieron notar.

Si hay alguien a quien no podemos criticar es a Stanton, 6 jonrones en 5 partidos….Dónde están quienes lo querían fuera?

Entiendo que es un poco ventajoso hablar de una mala decisión cuando sabemos el resultado. Pero es que no había manera de que esto saliera bien. Primero que nada hay que entender que los pitchers son criaturas de hábitos. Todos tienen sus rituales antes de cada apertura y si lo que quiso hacer Boone era aprovechar lo bien que había estado Happ últimamente primero debió poner atención a su pitcher. Happ renegó toda la temporada por la irregularidad con la que le daban sus juegos. Argumentaba que lo que necesitaba era constancia, saber que cada cierto día era u día de pitchar. Cuando por fin Boone le concedió eso, nos tocó ver al Happ más dominante de la temporada. ¿POR QUÉ CHINGADOS CAMBIAR ESO? Aunque no lo aceptará abiertamente, el zurdo no estaba cómodo en la lomita. Si a esto le sumamos que enfrentaba a un equipo encendido, tenemos una receta para el fracaso.

El hecho de perder no es lo peor del asunto. Lo que hizo Boone fue ponerse en evidencia de qué, salvo Gerrit Cole y Masahiro Tanaka, el manager de los Yankees no confía en sus otros abridores. En principio no tiene nada de malo, pero si vas a hacerla al vivo, hazlo bien. Si traes en mente aventarte el juego del “opener” hazlo como ya te ha dado resultados, con Green iniciando el primer inning y luego pudiera haberle dado la bola al zurdo, pero no a Happ, sino a Montgomery. Ver si tragaba entradas y soltar a los brazos fuertes del relevo. Si no funcionaba -como de igual manera no lo hizo- teníamos a Deivi García y a J.A. Happ para tirar el juego 4. Ambos preparados y listos. Abriendo con el zurdo y teniendo a Deivi listo para cuando se necesitara. Pero no, lo que hizo Boone fue quemar a Deivi García y como consecuencia para el juego 4 y de ganar y morir para lo Yankees (1-2 abajo en la serie) subirá a la lomita a Jordan Montgomery, a quien no le tuvo la confianza para relevar en el juego de “menor” importancia de los playoff pero si para el que significa su eliminación.

Ojalá y nos lo tape, pero el zurdo tuvo récord de 2 ganados y 3 perdidos con una efectividad arriba de 5. Este año Tampa le bateó para .714

Boone dejó en evidencia su dependencia en la sabremetría y en seguir la linea que le dicta la administración. En realidad no podemos culpar de todo a Aaron Boone. Dudo mucho que una persona quien ha estado rodeado de béisbol durante toda su vida -su abuelo, papá, hermano y ahora sobrino han sido ligamayoristas- pudiera estar inclinado a decisiones un tanto progresistas. Lo que dicen las malas lenguas es que el manager de los Yankees trae linea de arriba, un plan armado basado en las estadísticas y es por eso que obtuvo el trabajo de manejador.

No estoy en contra de esta forma de “manejar” el juego, pero solo a la larga, es decir, durante la temporada que dura 162 partidos, la postemporada es un animas muy diferente. Y es comprensible que Brian Cashman quiera meter su cuchara en la alineación y en el manejo de los juegos, ¿qué persona con “poder” no quiere mantener todo controlado? El problema aquí es de los dueños que dejan que esto suceda.

No tiene caso renegar de un manejador al quien lo contrataron justamente para que haga eso. Si no lo hace lo corren y el que viene será igual. Pero a no ser que Aaron Boone quiera pasar a la historia como un simple buen comunicador, creo que tiene que exigir que lo dejen hacer su chamba y manejar como mejor le parezca o conseguirse otro equipo.

Sean peras o manzanas gracias a la “decisión” de Boone toca enfrentar un cuarto juego de vida o muerte con un pitcher al que ni su manager le ha demostrado la confianza suficiente. Boone quiso pasarse de listo y le salió el tiro por la culata.

El objetivo de los Yankees en el Mercado de Cambios

El “TRADE DEADLINE” esta a la vuelta de la esquina, y los Yankees pareciera que están en necesidad de reforzar el equipo e irán con todo por esas piezas que hacen falta para ganar el anillo 28…..¿o no?

31 de agosto es la fecha limite para realizar cambios esta temporada en el MLB, algunos equipos ya saben bien lo que necesitan y otros saben bien qué es lo que les sobra. En estas fechas regularmente los equipos ya saben si son contendientes o no. Quienes no, comienzan a ofrecer a los jugadores que están durante su último año de contrato y quienes piensan tener aspiraciones a llegar lejos “rentan” a las piezas que creen les ayudarán a llegar al final.

Pero a mí la verdad me valen madre los demás equipos, a mí lo único que me interesa es qué harán los Yankees y la verdad es que veo muy difícil su situación.

Vamos empezando por los problemas. No es novedad que los del Bronx han estado batallando con la salud física de sus jugadores. Esta temporada iniciaron con Luis Severino en la IL y se le han sumado Masahiro Tanaka, Giancarlo Stanton, Aroldis Chapman, Luis Cessa, DJ LeMahieu, Tommy Khanle, Aaron Judge, Gleyber Torres, James Paxton, Luis Avilan y Zack Britton. A la fecha de lo anteriores solo se encuentran en el roster 3.

Afortunadamente los Yankee tienen una banca excelente, pero eso no quiere decir que sea la misma jugar con la banca que con los titulares, por algo ellos son los que inician. Para que ponerlo en una mejor perspectiva tenemos lesionados a 1ro, 2do, 3er y 4to bat, al setup (6 salvados esta temporada), al segundo abridor y a un excelente apaga fuegos. 7 piezas claves del equipo. Aunque han podido salir adelante en la temporada no es suficiente para llegar a la meta.

Entonces ¿qué pudiera reforzar este equipo?

Primero que nada pitcheo abridor. Salvo Gerrit Cole la rotación ha sido mediocre. Paxton, Tanaka y Montgomery han tenido solo 2 salidas buenas, J.A. Happ salvo su último juego ha estado atroz y salvo a Masa, no le confiaría a ninguno abrir un juego de postemporada. La opción de los del Bronx es darle oportunidad a Deivi Garcia y Clarke Schmidt, este último lo hizo excelente durante los entrenamientos pero los Yankees se niegan a subirlo por cuestiones “administrativas” (es la opinión de un servidor). Entonces ir por un pitcher abridor es un “pago sin ver”.

Salvo ver la evolución de la lesión de GT, creo que se necesita otro SS. Tyler Wade ha estado supliendo al venezolano y lo ha hecho bien a la defensiva, pero bateando el tipo no se da ni solo. Y teniendo a DJ y GT lesionados creo que sería bueno asegurar un utility con buenas manos por si las moscas.

Pero el mercado de cambios o “trade market” no es como que vas al tianguis y agarras lo que quieres regateando el mejor precio. Aquí los equipos “vendedores” piden las perlas de la virgen por sus jugadores estrellas. Basta recordar que por Andrew Miller los Yankees obtuvieron a Justus Sheffield y Clint Frazier, por medio año de Chapman llegó Gleyber Torres. Hoy los Yankees están del otro lado de la moneda, y por un buen pitcher abridor deberían estar dispuestos a dejar ir a prospectos de la talla de Garcia, Schmidt, Florial o hasta la perla de 17 años Jasson Dominguez o inclusive una combinación de estos con un jugador ya probado en MLB como Frazier, Andujar u otro similar.

¿Estarán dispuestos los Yankees a jalar el gatillo? LO DUDO.

La verdad no creo que sea en el mejor interés de los del Bronx cambiar posibles diamantes en bruto por 1 mes de un pitcher o un jugador para competir por un campeonato al que no es seguro que llegues, y no por razones deportivas sino por razones de salud.

La realidad es que no sabemos si la temporada podrá llegar a su fin. Hemos visto cómo los equipos han estado batallando con el covid y se han suspendido series enteras por razones de seguridad. Ahorita no se nota tanto porque les ha parecido muy sencillo retrasar los juegos y reponerlos en doble jornadas. Por ejemplo, nuestros Yankees jugarán 35 juegos en 33 días. Si a eso le agregamos que los nuestros parecen estar hechos de porcelana, no augurio nada bueno para los mulos. Ahora ¿qué pasará o cómo manejaran este asunto en la postemporada? Es imposible retrasar 5-7 días de playoff y no puedes eliminar a un equipo por esa razón, la temporada perdería credibilidad. Imaginen a los Dodgers enfrentando al último lugar de la nacional por el comodín y que por razones de covid fueran eliminados. No es por ahí. Entonces, ¿por qué dejar ir prospectos, a quienes puedes ir puliendo y controlando (económicamente) por algo tan incierto como la continuidad de esta temporada?

Si por algo se ha caracterizado la administración de esta organización es por el cuidado tanto del futuro como de las finanzas. Parafraseando a Brian Cashman, los Yankee no son un equipo para ganar un campeonato, son equipo para ganar campeonatos. Y dejar ir el futuro de la organización por una renta mensual, que te pudiera llevar a disputar un campeonato que quizá no se realice no creo que esté en las opciones.

Yo estoy con esa política, me gusta, puedo esperar otra temporada sin un campeonato siempre y cuando haya aspiraciones para ganar 2 o 3 en los próximos 5 años. Y esto no quiere decir que no podamos competir con lo que tenemos. No hay que olvidar que hace menos de 10 días los del Bronx eran los favoritos en las casas de apuestas para ganar la serie mundial, aun por encima de los Dodgers. Entonces, por este año yo digo “me la juego con lo que tengo”.