Los trakalASTROS…parte 2

En la entrada (Los Yankees y el robo de los trakalASTROS. Parte 1) pasada hablamos de la elaborada trampa que se aventaron los de Houston con tal de ser el mejor equipo de las mayores, al menos así lo gritaban a los 7 vientos estos tipejos. Los medios los apoyaban, su base de fanáticos creció, sus jugadores se hicieron famosos, su manager recibió el titulo de la persona que había reinventado el béisbol, los peloteros hablaban y se comportaban como si merecieran ya su entrada a Cooperstown. Todo era como el final feliz de un cuento de hadas hasta que dieron las 12 y se supo que la Cenicienta no era mas que una chapucera que se valió de la magia para engañar a todos.

Pos el teatrito se les cayó y las repercusiones llegaron. No como las esperábamos pero esto aún no termina, y hasta que no termine veremos si fue justo o no el castigo. De lo que si estamos seguros que NO fue para nada justo fueron las oportunidades que  le arrebataron esta bola de trakaleros a aficionados, peloteros, equipos y hasta a uno que otro apostador.

Jamás lo admitirá, pero Aaron Judge, quien fuera novato del año el 2017 ya se le consideraba víctima de un robo por parte de la MLB al haber otorgado a José Altuve el premio del MVP de la Liga Americana. Ambos pusieron números espectaculares, en mi opinión los de Judge aportaban mas a la ofensiva pero se entiende la inclinación de darle el premio a quien ganó el campeonato de la Serie Mundial. altuve vs judgePero qué pasa cuando uno se da cuenta de qué ese trakalero hizo lo que hizo gracias a “ayudas” deshonestas? Creo que correctamente podemos suponer que sus numeritos no hubieran sido similares a los del Juez o inclusive que los trakalAstros no hubieran vencido a los Yankees en esos 7 juegazos de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Si esto hubiera pasado pudiéramos decir que Aaron Judge contaría con un anillo de Serie Mundial -ni se alebresten dodgersitos, ni de pedo le ganaban a los Yankees- y un MVP en su currículum. Siendo que este año obtuvo 9 millones de dólares en un arreglo con los del Bronx para evitar el arbitraje, sería justo suponer que el gigantón de California hubiera obtenido una suma mucho más jugosa que esa, mínimo unos 15 estimo yo.

altuve vs judge 2

Pero bueno, volvamos con Altuve; ¿cuál fue el castigo para el chaparrín? El mismo que me daba mi amá cuando llegaba hasta las chanclas a las 6 de la mañana, NINGUNO. El de venezuela solo se quedará con la cruda moral (igual que yo) y con su contrato de 150 millones de dólares que firmó después de su temporada de MVP (ahí si hay un mundo de diferencia con su servidor).

A mi ver se merecía cuando menos que le quitaran la distinción ganada el 2017 y una multa por el doble de la cantidad que recibió por bonos de productividad. ¡Mínimo!

Ahora vayámonos al otro extremo, los jóvenes que suben de las menores por la oportunidad de su vida de mantenerse en el mejor béisbol del mundo, ganar lo suficiente para mantener a sus familias y asegurar un futuro económicamente estable para ellos. ¿Cuántos de estos jóvenes pitchers no serían macaneados por los trakalAstros y regresados inmediatamente a las menores? ¿Cuántos de estos decidirían tirar la toalla al pensar que no estaban hechos para las grandes ligas porque no pudieron sacar un out? ¿Cuántas afectaciones psicológicas en el sentido de la autoestima habrán sufrido sufrido estos jóvenes lanzadores? Y tal vez sí eran malos y no pertenecían en las mayores, pero gracias a la elaborada triquiñuela de los trakalAstros jamás lo sabrán y eso, esa incertidumbre,  es peor que no sacar un solo out en tu primer juego en la gran carpa.

tweet1
“Agosto 4 el juego con mas golpes al bote de basura, los Astros anotaron 16 carreras limpias. Mike Bolsinger, relevista de los Azulejos, recibió 4 CL en 1 tercio de entrada. Nunca volvió a lanzar en grandes ligas”
tweet2
“A Freddy Freeman lo cuestionaron acerca del escándalo de los Astros y se soltó llorando hablando acerca de su amigo Kris Medlen quien recibió 7 carreras contra los Astros y nunca recuperó su trabajo”

 

A dónde quiero llegar con estos ejemplos -y hay mucha más tela de donde cortar- es que no se trata solo del Campeonato de la Serie Mundial. Lo que hicieron estos tipejos va mucho más allá. Afectaron a mucha gente y también al deporte. Y el hecho de que el comisionado no se quiera meter en un pleito con la asociación de peloteros deja mucho que desear porque los castigos no fueron para nada justos. Altuve, Bregman y compañía seguirán con sus bonos, con sus premios y con su arrogancia al creerse los dominantes del deporte. Pero el béisbol no perdona, y si el comisionado de la MLB decidió no castigarles por miedo al sindicato, a los peloteros, periodistas y a la afición dudo mucho que le tiemble la mano para manifestar su opinión. Solo bastará ver la cantidad de pelotazos que recibirán esta temporada, los abucheos en los estadios y al tiempo, la negativa a inmortalizar su nombre en Cooperstown, porque hay manchas que no se quitan ni con Ariel.