Louis: el gordito bonachón que trae alegría a los Yankees

A poco más de un mes de su debut con el Pinstripe, Louis sigue siendo la chispa

Al referirme al primera base de los Bombarderos del Bronx como “gordito” no lo hago con la intención de insultar o menospreciar a las personas con poquitos cachetes de mas, ni tampoco decir que Luke Voit es un tipo con kilos extras, el tipo es un atleta, a lo que me refiero es que Louis, es como el amigo simpaticón que todos tenemos, que siempre anda alegre y que es rebueno pal bailongo y que por alguna extraña razón resulta que es gordito. En pocas palabras, casi siempre termina siendo el alma de la fiesta. Ese es Louis Linwood Voit -así es, su nombre artístico no es Louis, es su nombre real, resulta que “Luke” es su apodo-.

Louis llegó de los Cardenales de San Luis en cambio por…esperen, eso ya lo platicamos aquí ==>¿Habrá prendido “Louis” la chispa que le faltaba a los Yankees?

En ese artículo escrito con la aún naciente “Revolución Louis” nos preguntábamos si era él lo que les faltaba a los Yankees, poco más de un mes después el primera base que le arrebató la titularidad al Pajarillo nos está confirmando lo dicho.

En el deporte profesional a veces se llega a perder la chispa con la que juegan los amateurs, esa pasión por jugar, competir y ganar que hacen que disfrutes el juego, que esperes toda la semana para ir a pisar el campo y disfrutar de las 2 mejores horas de la semana. Con los profesionales a veces eso no se nota porque los intereses son distintos. Louis con su frescura, su brinquito al estilo Sammy Sosa, su forma de celebrar con sus compañeros tras conectar un bambinazo, su festejo en el dugout, su ímpetu, entrega, y sobre todo su bate caliente, nos hace que nos involucremos con él, que recordemos esos festejos y esas porras que recibíamos de nuestros padres cuando jugábamos en las ligas pequeñas. En pocas palabras nos hace que disfrutemos un poco mas este deporte que tanto amamos. De hecho, con esto Louis ha hecho que muchos de los fanáticos a los Yankees de Nueva York, nos olvidemos de un pelotero que aportaba todo lo anterior (menos la producción con el madero) y que inclusive llegamos casi al grado de manifestarnos para que lo subieran al equipo grande, estoy hablando de Ronald Torreyes.

Luke Voit aporta con su personalidad la alegría que ponía el pequeñín pero aparte batea como los grandes. Desde su llegada a los Yankees, Louis está bateando .331 de AVG, .403 de OBP, con 12 macanazos y 30 remolcadas, siendo pieza clave para asegurar el boleto a la postemporada.

Como muchos, sé que Luke no puede ser Louis por siempre, estamos tal vez ante un periodo de acierto con el madero, ojalá me esté equivocando, pero creo que no podemos esperar de él estos números durante toda una temporada. Lo que sí podemos esperar es que con su alegría y disfrute por el juego, contagie a sus compañeros y haga que todos le pongan ese extra que se requiere para ganar partidos, sobre todo esos importantes que se avecinan.

Lo cierto es que Luke continúa siendo Louis, y si este Louis continúa con su fuerte presencia en el equipo, el #Louis se convertirá de nuevo en TT en twitter lo que puede significar que nuestros Yankees están encaminados a sumar otro año a la pared de campeonatos. Un mes después, Louis nos está dando la razón, un mes después Louis nos mantiene ilusionados y espero que de aquí a un mes los cánticos de “LUUUUUUUUUUUUUU” sigan retumbando tanto en Yankee Stadium como en un parque de la liga nacional.