Giancarlo Stanton y su HR 300, de los boo a los woohoo!

Se le estaba negando mucho pero al fin cayó el 300

Su llegada al equipo fue el bombazo de esta temporada; Brian Cashman había logrado hacer un cambio con los Marlins de Miami por su super estrella, el único jugador que conectó más vuelacercas que la sensación Yankee Aaron Judge, el líder de cuadrangulares en todas las mayores y MVP de la Liga Nacional, el mismísimo Giancarlo Stanton.

Muchos pensaron que esta contratación le quitaba el status de “Equipo en Reconstrucción” a los del Bronx y los convertía en serios contendientes de Serie Mundial, lo cual está lejos de la realidad, pero de eso hablaremos después. Así somos los fanáticos, a la primera oportunidad comenzamos a fantasear con nuestro equipo levantando el trofeo al final, pero ese no era el plan…aún. Comento lo anterior porque a mayor expectativa mayor exigencia, y la fanaticada Yankee se lo ha hizo sentir.

En su primer encuentro tuvo una presentación espectacular. Primer turno con el uniforme de los Yankees y “palo pal derecho”, el macanazo mas duro que se había conectado hacia la banda contraria desde el 2015 y contra su ahora compañero J.A. Happ. Y por si fuera poco, en el último turno de ese juego la echa por el puro central a 434 pies de distancia. ESPECTACULAR!

Todavía en Yankee stadium continúo su camino jonronero, pero con él también vino un aspecto de su estilo que los fanáticos no conocían o no esperaban; su tendencia a poncharse. Pese a su arranque explosivo con el madero, su primer mes no fue lo que se esperaba de él. Rápidamente los YankAngry fans sacaron las garras y a cada que se ponchaba le seguía una oleada de abucheos. Aun así había quienes lo defendimos desde el inicio, y si no me cree lea aquí ==>A los fanáticos de los Yankees.

Pero así es la afición Yankee, acostumbrada a exigir el máximo de sus peloteros y si quieres triunfar en Yankee Stadium tienes que acostumbrarte a eso. Por algo dice la canción “You allways make it here, You make it everywhere”, y a Giancarlo la presión no le pesó.

1000_yankee-fan
Fanáticos abucheando e insultando a GS durante sus primeros encuentros en Yankee Stadium

Continuó haciendo su chamba, ajustando lo que tenía que ajustar y adaptándose a lo que se tenía que adaptar. Poco a poco los resultados comenzaron a notarse y con ello también la ausencia de abucheos. Con su constante participación en los partidos comenzó a ganarse el respeto de los del Bronx, y cuando el ídolo de la ciudad que nunca duerme Aaron Judge sufrió un pelotazo que lo tiene fuera de circulación hasta hoy, él fue quien se echó el equipo al hombro y pese a llevar mas de 80 partidos con una molestia en la pierna, no ha faltado a ningún encuentro. Fue así como se ganó el corazón del Yankee Stadium.

Ayer Giancarlo conectó su cuadrangular número 300, en Yankee Stadium y frente a su nueva afición. Y la misma que le propinaba lluvias de abucheos ayer, con el corazón en la mano, le aplaudió de pie hasta que lo hicieron salir del dugout para mostrarle el respeto, admiración y cariño que se ha ganado a pulso. Gracias Giancarlo por tener la camiseta bien pegada y por defender los colores de los Yankees como si hubieras sido uno del equipo toda tu vida.

Yankees dividen con los Marlins del Capitán

Dividiendo triunfos con los Marlins y las lesiones continúan acechándonos

La serie de 2 partidos contra los Marlins de Miami tuvo como antesala dos situaciones; la visita a la nueva casa de Derek Jeter y el retorno del quien fuera el hijo predilecto de la ciudad, Giancarlo Stanton.

Lo primero se demostró a cada rato en las transmisiones televisivas del partido, donde nos mostraban cada cara y cada gesto de “El Capitán” durante los partidos, uno acompañado de su esposa Hannah Davis y el otro del exYankee Tino Martinez.

jeters wife

Por otro lado, el Marlins Park le brindó una cálida bienvenida a Stanton, proporcionándole una ovación de pie durante su primer turno al bat y otra lluvia de aplausos acompañada de un video en su honor cuando ocupó el jardín derecho. Todos en el estadio y los que lo veíamos por la televisión -o computadora, o tablet o teléfono- no pudimos dejar de emocionarnos ante tal recibimiento, así como también nos manteníamos a la expectativa de ver si lograba conectar su jonrón 300 en su antiguo parque. Y es que él no salió del equipo por dinero, como muchos quieren creer, al contrario, Stanton había hecho un compromiso de jugar para los Marlins por 13 años, tiempo que fue interrumpido por un cambio  con los Yankees realizado antes del inicio de la temporada 2018.

stanton2
Todos nos quedamos esperando el número 300 de Giancarlo, esperemos que llegue pronto

Los dos partidos estuvieron más complicados de lo que los Yankees hubieran podido esperar. El primero fue una batalla de bullpen, en donde el pitcheo de los nuestros se vio en dos situaciones complicadísimas, mismas que tuvieron a un servidor al filo del sillón. Dos casas llenas sin outs en extrainnings de las cuales Chad Green y AJ Cole salieron avantes y los Yankees vencieron a los Marlins 2-1 en 12 entradas. En el juego destacaron Stanton con sencillo y doblete, Walker con dos imparables y Andújar impulsando la de la victoria.

El segundo partido fue el que decepcionó. A pesar de que durante el primer juego la ofensiva de los Bombarderos se mostró apagada, durante el segundo juego pareciera que despertaría. Comenzamos yéndonos arriba en el marcador 2-0 y con un Lance Lynn mostrándose dominante durante las primeras 5 entradas. Su ritmo indicaba que tiraría mínimo 7 innings pero durante la sexta le cayeron a palos. Poco me gusta criticar el trabajo del manager Aaron Boone, no porque me caiga bien o porque no me guste criticar, sino porque es un manager novato que siento se está acoplando a un estilo de manejar el juego, pero lo de ayer no tiene disculpa. Lynn inició la quinta entrada muy cerca de los 100 pitcheos y Boone no tenía a nadie calentando en el bullpen. A medida de que se le fueron complicando las cosas puso a relevar a Tommy Kahnle pero ya era demasiado tarde. A Lynn le hicieron 5 carreras limpias en 5.1 entradas y de ahí en adelante todo se derrumbó.

lynn
*La Choco es una señora que, a razón de su jefe, siempre anda valiendo vrg

Los Yankees terminaron dividiendo una serie ante unos Marlins que se encuentran 26 partidos por debajo de los .500 y dejaron ir una oportunidad para mantenerse a 7 derrotas de distancia de los Medias Rotas.

Este segundo juego le doy la total responsabilidad al manager Aaron Boone y a su coach de pitcheo Larry Rothschild por no saber leer a su lanzador y “regalar” el partido.

chapman
El otro evento desafortunado fue la salida por lesión del misil cubano Aroldis Chapman.

Aprovechando que ya anda por aquí lo invito a ver el siguiente video de uno de los mejores lugares para ir a comer: