¿Qué necesitan los Yankees para sacudirse a las Mantarrayas?

Los Yankees de Nueva York lucen como un equipo imbatible, como un lineup de AllStars, un bullpen imbateable y una banca comparable a la de aquel equipo legendario de los Bulls de Chicago de la NBA. Hasta que se enfrentan a las Mantarrayas de Tampa Bay.

Un día antes de enfrentarnos a ellos en Yankee Stadium, lugar en donde no conocíamos la derrota en la presente campaña y donde no se perdía una serie desde el 2019, le pegábamos una linda zarandeada a las medias rotas…y con un lineup por el que nunca apostaríamos que se diera la presente temporada. Pero al iniciar la serie el lunes el equipo se convirtió en la calabaza de la Cenicienta.

De las nueve derrotas de los Yankees en la actual temporada SEIS han sido de la mano de las rayas, lo que hace que nos preguntemos ¿por qué chingados no les podemos ganar a esos weyes?

Aquí las razones que pienso son la clave:

LAS LESIONES

Si bien es cierto durante la primera serie estaba el equipo casi completo, para arrancar esta última en Yankee Stadium lo hicimos sin DJ LeMahieu, Aaron Judge, Giancarlo Stanton y Tommy Kahnle (fuera toda la temporada). Y para acabarla durante la serie salieron lesionados Zack Britton, Gleyber Torres y James Paxton. El fantasma de las lesiones no logra ser exorcitado. Si bien es cierto la banca de los bombarderos es de lujo, al parecer no basta para ganarle a los Mantarrayas.

James Paxton se une a la lista de lesionados junto a Gleyber, Judge, Stanton, Kahnle, Britton e Higashioka

EL MANEJO DEL BULLPEN

Si hay algo que le he criticado a Aaron Boone en su etapa de entrenador es el manejo del bullpen. Los pitchers son seres de hábitos y aunque están acostumbrados a manejar situaciones de presión algunos relevistas no funcionan bien al saltar de una entrada a otra. Un claro ejemplo fue el partido 2 de la última serie, cuando al haber recuperado a Chapman, Boone utilizó a Britton como apagafuegos en la 7ma entrada. Funcionó. Lo que no funcionó fue que lo trajo a “preparar” la 8va y ahí perdimos el juego. Para cerrar con broche de oro salió lesionado. No es la primera ocasión que esto sucede, lo que siento que debe hacer es darles un rol a cada uno y ajustarse a ese plan. Es muy común que quiera usar a los relevistas para sacar mas outs de los que puede. Y no me explico como no le quiso dar un out más a Gerrit Cole cuando fue evidente que el AS así lo quería y si mando por otra entrada a Britton cuando no lo había hecho en lo que va de la temporada.

GLEYBER TORRES

Los Yankees le han dado la responsabilidad a un chico de 23 años de suplir a dos grandes ShortStops de la historia de los bombarderos y al parecer al chico de Venezuela le está quedando grande el traje. No me malinterprete, yo soy de los que piensa que GT será un gran Yankee, pero al chico le está faltando afinar su juego en las paradas cortas. Lo de su bate está bien, entró en un slump del que al parecer ya salió, pero se le ve muy inseguro a la hora de defender. Para ser un equipo elite, para ganar los duelos de pitcheos y para vencer a las rayas, no nos podemos dar el lujo de no hacer los outs y Gleyber lo está haciendo. No pienso que deban hacer un cambio y traer un nuevo SS, pero sí es un problema que se debe de atender en los entrenamientos.

6 errores ha cometido GT esta temporada. Inaceptables para el SS de los Yankees

DESCIFRAR EL BULLPEN CONTRARIO

Durante las dos series, Snell y Glasnow solo han llegado a la 5ta entrada en una ocasión. De hecho fuera de estos dos últimas salidas de los dos pitchers de Tampa, ningún abridor ha tirado mas de 3 entradas. Pero no ocupan, el relevo los trae bien jodidos. Solo 12 carreras en 42.1 entradas les han hecho, y nomas en 3 de los 7 juegos le han hecho carreras a los relevistas. ¿Qué tienen que hacer? Cambiar su estilo, perrear cada carrera de cada inning como si fueran extrainnings. Los Yankees dependen mucho del HR, y no está mal cuando te enfrentas a pitchers de la talla de Snell, Glasnow y Morton a quienes hilarles hits está difícil, pero a la bola de relevistas que entras por una o dos entradas hay que buscar la manera de ponerse en base e hilar rallys para sacarlos de la lomita. Así es como quiebras a los equipos.

INCOMODARLOS

Veo a Tampa y les juega a los Yankees como si fueran el último lugar de la división. No se ve respeto. En la serie en Tropicana Field se cansaron de arrimarles la pelota y no se vio venganza de los lanzadores de ningún motivo. Cuanta falta hace CC Sabathia en el dugout para poner orden. ¿Se acuerdan de como los aplacó aquel juego en el que le pasaron una bola por la cabeza a su catcher y acto seguido CC le pinto las costuras al primer bateador de la entrada aun sabiendo que le costaría $500,000 dllls? Eso está faltando. Retarlos, sacarlos de su zona de confort, arrimarles la bola y si se enojan que se enojen, que se vacíen las bancas que bastante peso pesado tenemos. Los Rays no serán los mismos una vez que se den cuenta que no pueden jugar con un equipo grande. En otras palabras falta un “bájenle de huevos”.

“Thats for You BITCH” Los dejaron salirse con la suya la primera serie y al parecer se les subió a la cabeza. Necesitamos a CC en el dugout ASAP

La realidad es que las Mantarrayas de Tampa son un equipo muy balanceado, su pata de palo es el bateo y parece que contra los Yankees ese no es problema, los tipos juegan motivados y sacan el “fua”, los nuestros, salvo Gerrit Cole, se ven apagados. Espero que Cole tome el timón como capitán a falta de CC y meta a lo jugadores en esa mentalidad de ganamos o ganamos. Esa es la pieza que le falta a este equipo, reavivar la flama que tenían en 2017. Con el lineup sano y siguiendo el ejemplo de Cole, entonces tendremos la receta no solo para ganarle a las rayas sino para tener un equipo campeón.

El verdadero problema de los Yankees esta temporada

Falta mucho para el fin de la temporada, pero los Yankees ya están enfrentando el mayor de sus obstáculos.

Después de un inicio de temporada turbio a decir de los “fanáticos”, los Yankees tuvieron el mejor mes de mayo en todas las mayores. Vamos iniciando junio y ya estamos en la pelea por el este de la Americana.

El primer gran problema fueron las lesiones. Aún antes del inicio de temporada ya habíamos perdido a Ellsbury y a Bird. Continúo este problema y se llevó al RedThunder, Brandon Drury y luego a Mongomery (toda la temporada), Kahnle y a Warren. Pese a esto, los Yankees han sabido navegar la tempestad y mantener el ritmo ganador.

Greg_Bird_in_2017_(36198285674).jpg

Luego está el problema  de los “slumps”. Stanton inició con 2 cuadrangulares pero se apagó, recibiendo dosis tras dosis de chocolates que al pobre casi le da diabetes.stanton.jpg Didi luego de tener un primer mes de leyenda, cayó en un slump que no le daba a la bola ni con guitarrón. Gardy no escapó a estos bajones, en un inicio ya se estaba hablando de subir a Clint Frazier, cosa que hubiera sucedido de no haberse lesionado, y luego está El Gary. Sánchez esta pasando por un periodo de escasez con el madero que su promedio se encuentra abajo de los .200 y si a esto le suma su mala actuación tras el plato y los buenos resultados de Romine, los angryfans ya están pidiendo su cabeza. Pero pese a todos estos slumps de jugadores clave para el equipo, la parte baja del line up y el bateo oportuno se han combinado para ganar partidos. Y no solo ganar juegos, sino que los Yankees se encuentran primeros en jonrones, carreras anotadas y carreras producidas; nada mal para los baches que han tenido los Bombarderos del Bronx.

Luego está un problemón, uno más grave que los dos anteriores; el picheo. Lo exponía anteriormente aquí ==> La piedra en el zapato de los Yankees, los Yankees están adoleciendo en extremo en el tema del picheo. Sacando a Severino de la ecuación, el picheo yankee ha estado inconstante, impredecible y en ocasiones de lástima. Con Tanaka lanzando al 2×1 -dos juegos malos por uno bueno-, Gray siendo un picher inseguro de si mismo, a CC notándosele los años y pues a Germán no lo ha bendecido la suerte, los abridores no han estado a la altura de un equipo contendiente a Serie Mundial -repito, dejando a Luis Severino fuera de está ecuación-. Pese a estos problemas en el picheo abridor, el relevo ha sabido mantener los partidos a distancias alcanzables, y si a esto le suma la manera de los Yankees de despedazar a los bullpens contrarios, todo se ha dado para que el problemón no baste para quitarnos victorias.

Bueno cabrón, entonces ¿cuál es el “verdadero problema” de los Yankees? me estará gritando desesperado usted.

Ok, se lo digo a continuación; el verdadero problema de los Yankees son los Medias Rojas de Boston -ahí ta Carlitos, ya no les dije Medias Rotas, ni RedSucks, ni nada parecido-. Así es señores, pese a la gran temporada que pintan tener nuestros Yankees, pese a ir encaminados a ganar más de 100 partidos, pese a que seguramente tendremos uno de los mejores récords en ganados y perdidos está temporada, las cosas se pueden complicar en el ocaso de esta.

Boston está jugando muy buena pelota, y los últimos meses, si no sucede alguna calamidad a cualquiera de estos dos equipos, serán súper entretenidos. La carrera por hacerse del banderín del este de la americana será súper ajustada y aunque estoy seguro que ambos estarán en post temporada, el premio de consolación por quedar en segundo lugar, sin importar el récord que se obtenga, no es nada envidiable.

Y no quiero que me malinterprete, realmente creo que los Yankees se alzarán con el mejor récord de las Grandes Ligas, especialmente si se llega a un acuerdo con algún equipo por un As que acompañe a Severino, pero esto es béisbol y todo puede pasar. El equipo que quede en segundo lugar del este de la americana se tendrá que enfrentar a un sólo partido al otro comodín, y no importa quien sea este y tampoco importa que su récord en ganados y perdidos sea muy inferior, a un partido muchas cosas pueden salir mal y muchas bien para el equipo contrario. Una mala salida de tu abridor contra una excelente del contrario; un error a la hora clave; un palo de esos improbables, una mala decisión del ampayer… creo que me di a entender. La cosa es que los Yankees le pueden ganar una serie a cualquiera de los demás equipos de las mayores, lo han demostrado, pero un partido también lo pueden perder contra cualquiera, lo que pudiera significar hacer maletas e irse de vacaciones muy temprano en la post temporada.

Por eso señoras y señores, el verdadero problema de nuestros Yankees de Nueva York, no son las lesiones, ni los slumps, ni la inconsistencia del picheo; el verdadero problema de nuestros Bombarderos es nuestro archienemigo, ese al que odiamos con todas las fuerzas y queremos que pierdan hasta los volados, el verdadero problema de los del Bronx se llama REDSUCKS.

fenway
Ponemos esta imagen de Fenway volteada para ver si hacemos que se caigan los canijos

 

P.D. A medida que estoy escribiendo este artículo, Sonny Gray está lanzando un extraordinario partido en Toronto. Luego del juegazo que tiró contra Baltimore, si continua igual hoy, definitivamente lo sacaré del baúl de los apestados. Lo siento Jacoby, te quedarás solito ahí.