Los New York Yankees y la solución inesperada

En algunas ocaciones la respuesta a los problemas está en el lugar más inesperado.

Mis queridos seguidores de los Yankees ¿cuánto tiempo le hemos estado echando tierra al Pepinillo?¿Cuánto tiempo llevamos diciendo que no tiene lugar en el equipo?¿Cuánto tiempo hemos pedido a los dioses que lo saquen, lo bajen a AAA o lo DFA –NY Yankees, DFA a este pepinillo por favor!? Hace unos días el GM Brian Cashman nos dió la noticia en el programa de radio de Michael Kay, el Pepinillo salía de la rotación para unirse al bullpen. No era lo que muchos esperábamos pero lo tomamos como una “buena” noticia. Al menos ya no iniciará partidos, pensé yo, pero a la vez me quedó un amargo sabor de boca al pensar que, en una situación de frenar una ofensiva o perder, nuestro Pepinillo sería quien determinará ese destino. Y así fue.

yankees-new-arms

Ayer nos enfrentamos a unos aguerridos Medias Blancas que a pesar de estar 30 juegos abajo de los .500 jugaron como si estuvieran en post temporada. Juego empatado en la novena gracias a vuelacercas de Abreu con uno en base, que vino a neutralizar el macanazo de Giancarlo Stanton en el 8vo para darle la ventaja de 3-1 a los Yankees. El juego continuó y en la entrada 11 ¿quién cree que entra al relevo con el partido 3-3? No señores y señoras, se equivocan, no entró a relevar el Pepinillo, corriendo del bullpen a la lomita quien lo hizo fue el desaparecido Sonny Gray.

-Ah cabrón, ¿qué no es el mismo wey?-

-Sí y no, el Pepinillo es ese pitcher inseguro, desmotivado y miedoso que se sube a la lomita más de vez que de en cuando y Sonny Gray es el pitcher que trajimos de Oakland, ese en el que muchos hemos visto destellos de grandeza y que esperamos que se quede y exorcice para siempre a su álter ego el Pepinillo. Algo así como Dr Pickle and Mr. Gray

 

Este soy yo al ver como recorría el tramo entre el bullpen y la lomita el número 55 de los Yankees, sin saber si tendríamos a Dr. Pickle o a Mr. Gray.

 

Sonny entró decidido, con una determinación que no le había visto en ninguno de los partidos que había iniciado, se subió a la lomita con el “Eye of the Tiger” que tanto le pedía Apollo Creed a Rocky para que madreara¹ a Mr. T. Algo en mi interior me llamaba a la calma pese a que mi cerebro mandaba la orden de preocupación.

Mr. Gray salió con un temple digno del gran Mariano Rivera, sereno como el agua del mar, atacando a los bateadores como león a su presa, adueñándose de la cuenta como novio quedando bien y no huyendo demasiado sus pitcheos como suele hacerlo Dr. Pickle -ya me gustó el apodo, recuerde que lo leyó primero aquí-, y Mr. Gray nos regaló 3 entradas completas manteniendo a los Medias Blancas a raya recibiendo un solo hit y recetando 4 chocolates para agenciarse su primera victoria como relevista. Good for you Mr Gray!

 

Yo se que me estoy adelantando mucho y que su salida fue ante los Medias Blancas, pero eso no deja de emocionarme. ¿Será que los Yankees se han encontrado con una solución inesperada recuperando al Sonny Gray por el que tantas esperanzas se tenían? Tal vez hayan dado con la formula y esta sea la solución, tal vez no, lo cierto es que de nuevo las situaciones “no planeadas” han surgido en el equipo.

Dr. Pickle dejó su lugar en la rotación para dárselo a Lance Lynn, quien en su debut con los Yankees lo relevó después de una salida atroz. Está fue la gota que derramó el vaso y que generó la situación de que el Pepinillo fuera sacado de la rotación abridora. De hecho Lynn había llegado a los Yankees para realizar esa función, una especie de relevo largo en situaciones donde el abridor no da salidas de calidad -situación muy común en los Yankees-. No nos imaginaríamos que los papeles se revertirían y el llegado de los Mellizos de Minnesota le quitara su lugar al ex Atlético de Oakland. Pero así es esto y el béisbol, como la vida, está lleno de situaciones inesperadas, como cuando vas a la cocina por un vaso de agua y terminas chingándote 4 tamales y una coca, eso sí coca light pa´no engordar.

 

Si por alguna razón no me di a entender bien con la situación de Dr. Pickle y Mr Gray, esta es una referencia al personaje ficticio de Dr. Jekyll and Mr. Hyde

(¹)madrear=pegarle una putiza a alguien=golpear a otra persona.

 

Autor: De Madrid a Nueva York

Apasionado del buen béisbol y del buen fútbol. Fan de los Yankees, del Madrid (si del Real) y del mundo de Hielo y Fuego. Esposo y padre de 2 maravillosas niñas (que sacaron a su madre)

2 comentarios en “Los New York Yankees y la solución inesperada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s