Los Baby Bombers y el unicornio japonés

Las pretemporadas del béisbol se caracterizan por los nuevos contratos. ¿Quién llegará? ¿Quién se irá? ¿Cuánto pagarán por este?¿Dónde jugará este otro? Y esta temporada uno de los movimientos más esperados fue el del japonés Shohei Ohtani, no solo por su recta de 96-97 millas por hora, sino porque el japonés hacía lo que ningún pelotero había podido hacer desde el gran Herman “Babe” Ruth, pitchar y batear a gran nivel.

El “spring trainning” no fue buen augurio para Ohtani, hizo parecer que lo realizado en la liga nipona no lo podría replicar al nivel de las Grandes Ligas. Los periodistas y analistas de béisbol no tardaron en exponer su incredibilidad en las habilidades del japonés antes los mejores brazos de las mayores ni contra los mejores bats, pero una vez iniciada la temporada el japonés calló bocas.

Ohtani comenzó una temporada con los Angels de ensueño tanto con el madero como con sus lanzamientos, bateando .289 con 6 HR y un OPS de .907 y 4-1 en ganados y perdidos, 3.1 de carreras limpias y 61/20 en ponches y bases por bolas. Y de ser un “fraude” Ohtani pasó a convertirse en una estrella y candidato principal a ganar el premio al Novato del Año. El japonés se estaba convirtiendo en una de esas cosas raras, que no se ven, o si se ven se cuentan y nadie se la cree, o si se la cree uno luego empieza a cuestionar esa realidad. Si ya se, hasta yo me perdí en lo que quería decir. Bueno, algo así como un unicornio, esa figura mítica que muchos aseguran que si existió, hasta inventan huesos y los acomodan para convencer a la gente que si fueron algo real. Así Ohtani, nadie lo quería creer, nos quisieron convencer que si existía, pero parece que los huesos que nos mostraron eran falsos o no lo suficientemente fuertes como para que nos creyéramos que la figura legendaria existe. Y es que hacer las dos cosas, en un béisbol evolucionado, donde los jugadores tienen funciones muy especializadas, donde los ejercicios están diseñados específicamente para la función que realizará el atleta y dónde la inversión en el jugador se cuida al grado de contar las pichadas, que Ohtani continúe realizando las dos funciones lo veo improbable. Creo que los Angels tendrán que decidir sobre qué hará el japonés, y este, pese a firmar con ellos con la condición de hacer ambas cosas, tendrá que asumir que las Grandes Ligas no son el béisbol japonés.

shohei-ohtani_kmc49tno1xzw15sreagj8gwid.jpg

Al otro lado de la costa de los Estados Unidos, la este, otro joven de 21 años se estaba preparando para lo que sabía sería su debut en la gran carpa. Un joven venezolano que llegó a los Yankees en un cambio con los cachorros junto a Billy McKinney, Adam Warren y Rashad Crawford por Aroldis Chapman convirtiendo a Cashman en todo un Dany Ocean -si no entendió la referencia vea Ocean´s 11 aka La Estafa Maestra…ya? ok-.

Gleyber Torres aka #GleyberGood #Gleyberday #Gleybermonth ha sido una sensación en el Bronx, los aficionados lo adoran, los jugadores lo aman y los contrarios lo quieren en su equipo. Y es que no es sólo por sus habilidades dentro del campo, el tipo es carismático, a pesar de ser su primer temporada, pareciera que tiene 5 con los Yankees, quienes hay que mencionar le dieron el número 25 -algo poco común en los del Bronx-. Aparte el tipo se esfuerza por hablar inglés en sus entrevistas, algo que cuenta mucho para los americanos. La Gleybermanía ha llegado a tal grado que el GM Brian Cashman al ser cuestionado sobre un posible cambio del venezolano por un inicialista, este contestó: “C´mon, I have to walk around this city” -que sería algo así como “Vamos, tengo que caminar por la ciudad”; haciendo referencia a que si lo cambia no podría asomar la cabeza por las calles de NY sin que lo lincharan-.

Pasando de la segunda base a la tercera, está otra joven sensación que, sin gozar de la atención y los reflectores que alumbran a Gleyber, ha sabido ganarse la titularidad de la antesala yankee; este es el dominicano de 23 años Miguel Andujar. Saliendo de la granja de los Yankees, Andujar ha sabido ganarse el cariño del público gracias a sus batazos a la hora oportuna y liderando a los novatos de la MLB en extra bases conectados. Su punto débil decían era su defensiva, pero ese no ha sido problema para el de San Cristobal quien cuenta con un porcentaje de fildeo de .966 en 55 partidos jugados en la antesala. Ha sido tal el impacto de Andujar que, pese a que Brandon Drury está quemando las menores, no ha habido necesidad de “llamarlo” y lo más probable es que Drury sea utilizado como pieza de cambio por un pitcher.

gley.jpg

Los Baby Bombers están haciendo un temporadón, en la cual no me cabe la menor duda de que ambos serán serios candidatos al novato del año, y si a esto le suma la ausencia del nipón, creo que  un back to back en el premio Novato del Año para los Bombarderos está garantizado.

Autor: De Madrid a Nueva York

Apasionado del buen béisbol y del buen fútbol. Fan de los Yankees, del Madrid (si del Real) y del mundo de Hielo y Fuego. Esposo y padre de 2 maravillosas niñas (que sacaron a su madre)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s