La doble cara de la MLB…Maris & Mantle pt 2

La semana pasada hablé de la película 61*, esa que trata de la campaña en que Maris y Mantle lucharon por romper el récord de Babe Ruth de 60 jonrones en una temporada. En ese articulo, post o blogg, como le quiera llamar, traté de no spoilearle el final de la película por si no conocía el resultado. Ya le dí una semana para verla y si no lo ha hecho y no quiere saber en que acaba, esperece hasta verla para leer esta entrada.

Sobre aviso no hay engaño eh!

Ok, habiendo advertido sobre el resultado, continuamos.

 

Algo que habrá notado del nombre de la película es el * que va después del 61. ¿A qué se debe esto? se está preguntando usted -si realmente es observador(a)- y pues le comentó; esa temporada Mickey Mantle y Roger Maris iban codo a codo a romper el récord del Babe, pero desgraciadamente una infección en una nalga hizo que Mantle tuviera que abandonar el equipo por el resto de la temporada, dejando sólo a Maris en la competencia. Para no hacerle el cuento muy largo, Roger Maris terminó rompiendo el récord PEEEERO en más partidos jugados que los que tuvo chanza de hacerlos Babe Ruth, y fue por eso que el entonces Comisionado de las Grandes Ligas, decidió poner el * -y no de la manera en que lo pone el diegay cada que se le antoja- al récord logrado por Maris. Ok, ¿y esto qué tiene de importancia? Pues no mucha la verdad, pero sí como que saca de onda ver como la MLB (Major League Baseball) – Liga Mayor de Béisbol, pa los que estudiaron en el CONALEP- a veces peca de hipocresía.

a0c68d811f1d3d504b7015e80cd14760.jpg
Comadre Naty: Yo también haría lo mismo pero por una cagüama bien helada.

 

A Roger Maris casi lo crucifican por haber roto el récord del legendario Babe Ruth, inclusive hay quienes hasta la fecha ponen en duda su hazaña. Pero fue la misma MLB quien años después rectificó y quitó el asterisco, pero no ha sido el caso con el trato a otros jugadores, tal es el caso de Pete Rose.

Pete Rose es uno de los jugadores más reconocidos de las grandes ligas, no sólo fue un gran jugador sino un excelente manager. Rose fue quien rompió el récord de más hits conectados del legendario Ty Cobb, también posee los récords de más apariciones al plato, más turnos legales y más juegos jugados, y como entrenador ganó la distinción al mejor manager de la Liga Nacional en 1985. A resumidas cuentas, Pete Rose es y será uno de los inmortales del deporte pero aun con toda su carrera en el béisbol es hora que la MLB no le perdona un error que cometió y es por eso que no lo ha ingresado al Salón de la Fama. Su error, apostar; Pete Rose apostaba a favor de su equipo mientras era manager de los Rojos de Cincinati y es por eso que la MLB no lo ha dejado ingresar al salón de los inmortales. En mi opinión una cosa no tiene que ver con la otra, es decir, el hecho de que apostara durante su trayectoria como entrenador, no tiene nada que ver con lo que hizo como jugador, pero pues la MLB piensa lo contrario. Pero donde no piensa así es con los usuarios de sustancias prohibidas.

Volviendo al tema de Maris y Mantle y de la carrera por superar el récord del Babe, en 1998 se vivió una carrera similar entre Mark McGwire y Sammy Sosa, esta vez por superar el récord de Maris de 61 jonrones en una temporada. En esta ocasión el Big Mac dejó en el camino a Sosa y al propio Maris poniendo un nuevo récord de 70 cuadrangulares en una temporada. No le duró mucho el gusto, ya que Barry Bonds conectó 73 jonrones 3 años más tarde y no sólo eso, Bonds superó en 2007 la marca de más jonrones de por vida en las Grandes Ligas (755 en posesión de Hank Aaron) terminando con 762 en su carrera.

¿Pero todo esto qué tiene que ver? se preguntará usted. Bueno, pues tanto McGwire como Sosa y Bonds, fueron usuarios confesos de sustancias prohibidas. Pero en ese entonces no se regulaban, me dirá usted, tiene razón, pero esto no quita la ventaja que tuvo sobre los jugadores de antes. Un estudio realizado nos dice que los usuarios de estas sustancias incrementan la distancia en promedio de una pelota conectada en 10 metros. El estudio tiene que ver con la capacidad de entrenar, lo cual te incrementa la velocidad de swing, lo cual te incrementa la facilidad de conectar la pelota, lo cual te incrementa la distancia que esta vuela. ¿Y esto qué tiene que ver? Bueno pues si Babe Ruth, Mantle, Maris o Hank Aaron hubieran tenido acceso a este tipo de sustancias, todos los flys en la franja de advertencia o retachados en la barda hubieran sido jonrones, y tal vez sus récords fueran de 80 o 90 cuadrangulares por temporada los cuales aún estuvieran vigentes. ¿Entonces por qué a ellos no se les puso un asterisco en su récord?

steroids_sammy-sosa_5.jpg
Sosa, McGwire y Bons antes y después del uso de sustancias prohibidas. No mames, a mí lo único que me ha crecido tanto de los 20 a los 30 ha sido la panza.

Pues en mi opinión, a los usuarios de sustancias prohibidas, aparte de suspenderles partidos, se les debería de borrar de su récord todas las estadísticas que lograron durante su uso. ¿Usted qué piensa? ¿Deberían de conservar sus récords estos tipos?¿Se les debería de poner un asterisco para que las futuras generaciones sepan en qué condiciones lo lograron?¿Estoy mal en todo?

 

 

 

Autor: De Madrid a Nueva York

Apasionado del buen béisbol y del buen fútbol. Fan de los Yankees, del Madrid (si del Real) y del mundo de Hielo y Fuego. Esposo y padre de 2 maravillosas niñas (que sacaron a su madre)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s